Tania Head, la mujer que no estuvo en el 11S pero se acuerda

Hoy no nos vamos muy atrás en el tiempo, pero es que para hablar de una de las mayores farsantes de la historia, no es necesario hacerlo. Nos trasladamos al 11 de septiembre de 2001.
Seguro que te suena la fecha, ¿no? Es en la que un señor llamado Bin Laden y un grupo de amigos tuvieron la ocurriencia de estrellar varios aviones de pasajeros contra distintos lugares emblemáticos de Estados Unidos, en especial contra las Torres Gemelas, provocando más de 3000 muertos.

Nueva York instantes después del atentado.
Momento en que el segundo avión impacta
contra la Torre Sur.
Aquel trágico día se encontraba en el piso 78 de la Torre Sur una joven empleada de banca llamada Tania Head. Cuando el avión impactó contra el edificio, ella fue una de las pocas supervivientes y quedó atrapada en los pisos más afectados. En aquellos momentos de angustia y desconcierto, según relató, no podía dejar de pensar en su prometido, Dave, que trabajaba en la Torre Norte y que más tarde sabría que había muerto víctima del atentado. Con la ayuda de otros supervivientes y los servicios de emergencia, logró salir con vida de aquel caos, la idea de su inminente boda con la persona a la que amaba le había dado fuerzas para luchar contra las llamas y los escombros. Una vez fuera, Tania fue trasladada al hospital, donde fue atendida de sus heridas, aunque la más grave fue la que le dejó una cicatriz en el brazo.
Una historia trágica la de Tania, una historia de superación. Cuesta mucho ponerse en su piel y pensar en todo lo que se le tuvo que pasar por la cabeza y lo mal que lo debió pasar la muchacha. O quizá no cueste tanto, porque todo es mentira.
La historia de Tania es completamente falsa, ella no estuvo en las Torres Gemelas el día del atentado. Es más, es que Tania no existe, es una identidad inventada. Pero vamos por partes, a ver si podemos poner un poco de orden en todo este despropósito.
Tras los atentados del 11 de septiembre, en los medios de comunicación, como es habitual, fueron saliendo testimonios de supervivientes de la tragedia, y entre todos destacó el relato de Tania Head, esa empleada de banca de la Torre Sur. Tanto éxito tuvo su relato y su entereza pese a lo dramático de los acontecimientos, que pronto fue elegida directora de la Asociación de Supervivientes de los Atentados del World Trade Center, nada más y nada menos.
Tania Head con el entonces alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani.
Sin embargo, el 27 de septiembre de 2007, seis años después del atentado, The New York Times descubrió el engaño, y además lo hizo por todo lo alto, pues lo sacó en portada: «In a 9/11 Survival Tale, the Pieces Just Don't Fit».
Y efectivamente las piezas no encajaban: para empezar, las cosas que relataba sobre el atentado eran totalmente inconsistentes, nunca daba detalles de las personas que le habían ayudado a salir de la torre, tampoco decía el hospital al que la habían trasladado. Tan solo daba dos detalles concretos del transcurso de los hechos: contaba que durante su huida se había tropezado con un hombre que, a punto de morir, le había entregado un anillo de compromiso con el encargo de devolverlo a su esposa. Tania decía haberlo entregado, pero la supuesta viuda no ha aparecido nunca, no se sabe quién era.
Y por otra parte estaba su historia de que estaba a punto de casarse con un hombre llamado Dave que había muerto en la Torre Norte. Por fin encajaba algo, pues el supuesto Dave estaba efectivamente entre las víctimas del atentado, pero había un pequeño problema: la familia del difunto no conocía de nada a Tania, no la habían visto en su vida.


El padre de Dave al conocer a Tania.
Los periodistas empezaron a poner en duda no solo su relato sobre el atentado, sino también su identidad, así que empezaron a indagar sobre su biografía.
Tania había dicho estar en las Torres Gemelas trabajando para Merrill Lynch, una compañía dedicada a inversiones bancarias, asesoría y gestión de capital. Sin embargo en Merrill Lynch no tenían ni idea de quién era Tania Head, no tenían ninguna empleada con ese nombre. Es más, cada vez que daba algún nuevo dato, la empresa desmentía esa información.
También había dicho que había estudiado en Harvard y Stanford, pero a ninguna de las dos universidades les constaba haber tenido una alumna con esos datos.
Entonces, ¿quién cojo*** era Tania Head?
La respuesta la obtuvo La Vanguardia unos días después del descubrimiento del fraude, cuando hizo público el titular: «La 'impostora' del 11-S es barcelonesa». ¡Vaya! Al parecer la yankee no era tan yankee, porque era del distrito de Sarrià-Sant Gervasi, para ser exactos. Tras la máscara de Tania Head se escondía Alicia Esteve Head. Al fin algo era cierto: el apellido es real.




Alicia, haciéndose pasar por Tania, había dicho ser hija de unos diplomáticos, pero ni de flores. En realidad su padre, por desgracia para ella, era un hombre bastante conocido, pues era un empresario célebre por haberse visto implicado en un escándalo de corrupción, el Caso Planasdemunt. Por aquel caso, el padre de Alicia y su hermano dieron con los huesos en la cárcel.
Por otra parte, el apellido Head le venía por su madre, que era inglesa. El hecho de haber practicado inglés desde niña con su madre le daba el acento y la fluidez para pasar por angloparlante en su teatrillo sin levantar sospechas. Pero ni estudió en Harvard ni bancos ni leches, estudió en la Universidad de Barcelona y en la ESADE y trabajó para Hovisa.
Sus compañeros de trabajo (los de verdad) decían de ella que era una fantasiosa, que se pasaba la vida contando historias que no se creía nadie, así que cuando se enteraron de la noticia de su nueva farsa, les sorprendió moderadamente. De hecho fueron ellos los que lograron encajar una de las piezas del puzzle: su herida en el brazo.
Según su relato, ella había resultado herida en el brazo, y ciertamente lucía una cicatriz muy real que difícilmente podría ser fingida. La explicación era bien sencilla: según sus colegas, esa herida la tenía desde hacía años, bastante tiempo antes de irse a hacer las Américas. Y la historia que le había contado a ellos era que se la había hecho cuando era más joven en un accidente que tuvo conduciendo con su novio un Ferrari a 200 kilómetros por hora. Que también huele a invent, pero es más plausible que lo del 11S.



De vuelta a su aventura estadounidense, cuando la noticia saltó a los medios de comunicación, fue expulsada de la Asociación de Supervivientes de los Atentados del World Trade Center. Asociación que, recordemos, dirigía. Sus compañeros dijeron de ella que, a pesar de sus trolas, había hecho un muy buen trabajo en la asociación y lamentaban perderla como lideresa. De hecho, señalan que no obtuvo un duro de todo esto, que no se enriqueció de forma alguna. Algo que a los psicólogos no les sorprende en absoluto, pues señalan que hay muchos p**** locos que solo quieren atención, y que Alicia es un ejemplo de ello.
A partir de entonces, Tania, digo Alicia desapareció del mapa. Decidió hacer caso a sus seres queridos, que le aconsejaron tratar de pasar desapercibida en todo lo posible tras el descubrimiento de su engaño.
Para 2011 había recuperado su vida normal en Barcelona, y había empezado a trabajar para Inter Partner como asesora de inversiones. Pero en abril de 2012 su historia volvió a salir a la luz con el estreno de un documental titulado The woman who wasn’t there y que, claro está, trataba sobre su mentira. 
Tania durante una entrevista incluida en el documental The woman who wasn't there
Inter Partner, por miedo a verse afectada de alguna manera por tener contratada a la farsante protagonista del reportaje, decidió prescindir de sus servicios, y aquí viene lo interesante: a pesar de haber recuperado su vida normal, Alicia sigue viviendo su fantasía y, cuando se le comunicó su despido, respondió a la empresa que eran unos insensibles por despedir a una «víctima del terrorismo internacional».

Y hasta aquí la historia de Tania Head, la mujer que no estuvo allí pero se acuerda. Por nuestra parte, tan solo recordar que en las Torres Gemelas sí que hubo otros españoles aquel trágico día, tres de ellos perdieron la vida, así que para ellos y para todas las demás víctimas nuestro más sincero afecto.



------

APOYA A AD ABSURDUM:

Si lees nuestro blog, nos escuchas en radio o sigues nuestra actividad de la manera que sea, y además resulta que te gusta, puedes apoyarnos ahora mejor que nunca adquiriendo nuestros libros, Historia absurda de España e Historia absurda de Cataluña (pincha en el título para saber más). 

Por cierto, ahora también te puedes apuntar a nuestra lista de correo para que te lleguen todas las entradas y algunas que otras sorpresas (en la columna de la derecha, arriba).

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.