La norma de 1363 que obligaba a vestir de un solo color

No solo las joyas, banquetes extravagantes y castillos y mansiones han sido cosas de ricos, incluso el color ha sido una cuestión de clases sociales a lo largo de la historia. 


En primer plano: campesinos; en segundo: un rey y su portador de cocos.

Las personas más humildes no podían permitirse grandes lujos, es evidente, ya que un campesino no podía comprar prendas elaboradas con la seda llegada por el Camino de la Seda, ni lapislázuli para dar un poco de vidilla azul a su día a día.
Pero para asegurarse de que ningún atrevido se hacía el chulo y se engalanaba de más, a lo largo de la historia las élites se han encargado de impedir todo atisbo de suntuosidad promulgando leyes suntuarias.
Como decimos, esto ha ocurrido siempre, ya sea Edad Antigua, Media o Moderna, pero en esta entrada nos trasladamos a 1363, en concreto a la Inglaterra de Eduardo III.


Estatua mortuoria de Eduardo III.

Como señala nuestro compañero divulgador Daniel Fernández de Lis en su libro Los Plantagenet, el reinado de Eduardo III «fue decisivo para consolidar las relaciones entre el rey y el Parlamento». Y precisamente el Parlamento inglés es el responsable de lo que venimos a comentar hoy.

En 1363 el Parlamento inglés paró los pies de los campesinos con un estatuto que regulaba dieta y vestimenta de los súbditos ingleses. Pero uno de los puntos más llamativos es el que hace referencia a los más pobres, que dice así:

«Carreteros, aradores, boyeros, pastores de vacas y ovejas... y todo tipo de bestias, aventadores de grano y toda clase de moradores en las tierras, así como el resto de gentes que no poseen propiedades por valor de cuarenta chelines... no llevarán más que frazada y russet de doce peniques».

Antes de continuar, frazada es básicamente una manta que te echas por encima para el refrescar, tipo poncho, y el russet es el color bermejo. Se llamaba russet a «una tela rojiza de lana muy tosca que solía sumergirse primero en un baño añil y luego en otro de rojo alizarina sobrante de teñir las telas destinadas para otros situados más arriba en la escala social», como señala Kassia St. Clair, estudiosa de la moda.


Frazada

Russet (puede ser más claro también; o tirando más a marrón)

¿Quieres ponerte un jubón bonico de color verde que ha tejido tu abuela? Pues no en mi reino.
Pero existen, como siempre, matices a señalar. Según historiadores como Christopher Dyer, esta ley nacía de un problema de alza de precios. Para los legisladores, había personas que estaban gastando por encima de sus posibilidades para adquirir productos que, en principio, no correspondían a su poder adquisitivo (¿os suena el discurso?). Esa compra extra de productos habría encarecido los precios y el Parlamento quería atajar esas subidas.
No obstante, el propio Dyer señala que la ley también es un reflejo de la mentalidad de las élites, que querían reflejar en los patrones de consumo la jerarquía social para así garantizar una sociedad ordenada. Además, dos años después de promulgar el estatuto, este fue derogado, ya que los precios seguían subiendo.
Como decíamos al principio, las posibilidades económicas eran pocas, pero, por si acaso, las élites se aseguraban de acotar el espacio en el que los pobres se movían, y el vestuario era uno de ellos. 
Marginados en lo económico y en la vestimenta y el color, ambos factores que marcaban las diferencias sociales. ¿De qué sirve ser un privilegiado si un muerto de hambre puede tejerse algo parecido a lo que visto? 

Pronto escribiremos más sobre el color.

Referencias:
  • Fernandez de Lis, Daniel (2018), Los Plantagenet, Ed. Libros.com.
  • Woodward, Ariadne (2016), Sumptuary legislation and conduct literature in late medieval england.
  • St. Clair, Kassia (2017), Las vidas secretas del color, ed. Indicios.



APOYA A AD ABSURDUM:

Si lees nuestro blog o sigues nuestra actividad de la manera que sea, y además resulta que te gusta, puedes apoyarnos ahora mejor que nunca adquiriendo nuestra obra, Historia absurda de España (pincha en el título para saber más). 
Por cierto, ahora también te puedes apuntar a nuestra lista de correo para que te lleguen todas las entradas y algunas que otras sorpresas (en la columna de la derecha, arriba).



¡Gracias!

3 comentarios:

  1. no era rojo alizarina, seria Rubia Tinctorum, La alizarina es uno de los dos pigmentos principales que se extraen de las raices.
    https://www.facebook.com/photo.php?fbid=2230633137259842&set=a.1539409213048908&type=3&theater

    ResponderEliminar
  2. Genial el post! Yo recuerdo haber leído que en la España de los Austrias estaba especificado hasta el número caballos y el color de tu carroza dependiendo del estamento. Ojalá tener una máquina del tiempo y contarle a un noble de entonces que las élites del siglo XXI muchas veces copian los estilos del "populacho", se quedaría a cuadros!

    ResponderEliminar
  3. En la antigua Roma también se regulaba la vestimenta de cada fulano, si no recuerdo mal

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.