¿Cuánto costaba un esclavo en la Roma antigua?


La sociedad romana era esclavista. Se nutría de esclavos mediante la guerra y estos se vendían a lo largo y ancho del imperio para después utilizarlos en tareas de lo más variadas. Podían encargarse del trabajo en el campo, de cuidar las casas de los señores, educar a los jóvenes, amamantarlos, combatir como gladiadores, escribir, prostituirse, cantar... Las actividades eran tan variadas como las necesidades de los señores lo fueran.
Pero no cualquier esclavo era enviado a combatir o a educar. En ciertas ocasiones era necesario que el esclavo tuviera cierto currículum o habilidades. 
Hay que tener en cuenta que los esclavos eran considerados como objetos por los romanos libres, una parte más del mobiliario o las posesiones de la familia (por supuesto, sin derechos de ningún tipo). Por tanto, cuando los compraban, atendían a las características físicas y mentales de los esclavos como si se tratase de un sofá nuevo para el salón.
Y, por supuesto, también miraban el precio. Pero ¿cuánto costaba un esclavo?
Mercado de esclavos en la Antigua Roma. Jean-León Gérôme (1824).
Museo de Hermitage.
El clasicista Jerry Toner extrajo algunas ideas de los pocos datos que nos han dejado las fuentes, y concluyó que el precio promedio de un varón de entre quince y cuarenta años era de alrededor de 1000 sestercios, y el de una mujer de esa misma edad, unos 800. Si el esclavo superaba los cuarenta o tenía entre ocho y quince años, rondaba los 800.
Alföldy, sin embargo, nos cuenta que en el siglo II a. C., el precio estaba entre los 1.200 y 2.000 sestercios.
Ese precio variaría según cientos de factores como la habilidad negociadora del comprador y del comerciante, el estado del esclavo, las ganas de ostentar del comprador, las habilidades del esclavo...



Pongamos algunos ejemplos de cantidades exageradas pagadas para adquirir esclavos: por el lingüista Dafnis se pagaron 750.000 sestercios. Marco Antonio compró a dos esclavos gemelos muy atractivos por 200.000 (aunque luego resultó que no eran gemelos, pero esa es otra historia).
¿Qué habilidades podían incrementar el precio de un esclavo? La escritura y lectura, contabilidad, actuación, barbería, lucha...
¿Y de qué aspectos negativos se cuidaban los compradores? Gusto por el juego, la bebida, la melancolía...
Precisamente las habilidades de algunas personas ocasionaban paradojas como la del esclavo y actor Roscio, que ganaba cada año unos 500.000 sestercios, así que su libertad le tuvo que costar un ojo de la cara.
La posesión de esclavos (tanto en gran número como con llamativas habilidades) era una manera de demostrar su riqueza para los romanos poderosos, y en muchos casos se llegaba a situaciones de ostentación ridícula, que podían ser censuradas por otros romanos ricos. Como el que tiene mucho dinero pero es hortera y, bueno, ya sabemos cómo acaba esa combinación.


Baños de Donald Trump.


Castillo pintado de naranja de Jeremy Irons.

Por cierto, los sestercios fueron una moneda de larga vida, pero en este caso hablamos de la época de Augusto. Toner también da otras cifras para poner en perspectiva los precios citados: alimentar a una familia de cuatro miembros costaba entre 500 y 1000 sestercios al año. Teniendo eso en cuenta, es fácil darse cuenta de lo costoso que era adquirir esclavos.
Como hemos señalado más arriba, el precio era muy variable, así que, por ejemplo, tras una guerra exitosa, el mercado se vería inundado de esclavos e indudablemente su precio bajaría (solo en Cartago, en el 146 a. C., tras la tercera guerra púnica, se capturaron un mínimo de 50.000 personas).
  • Alföldy, Géza (1996). Historia social de Roma. Alianza editorial.
  • Knapp, Robert C. (2014). Los olvidados de Roma. Ariel.
  • Toner, Jerry (2014). Cómo entrenar a tus esclavos. La Esfera de los Libros.
------

APÓYANOS:

Todo el material del blog (más de 400 entradas) es gratuito. Si te gusta lo que escribimos, puedes apoyarnos comprando nuestros libros. Pincha en el título para saber más: Historia absurda de España.
Además, te puedes apuntar a nuestra lista de correo para que te lleguen todas las entradas al correo (en la columna de la derecha, arriba).
¡Gracias!

4 comentarios:

  1. Lo hubiera entendido mejor con una equivalencia a grosso modo con el dinero/los salarios actuales.

    ResponderEliminar
  2. "alimentar a una familia de cuatro miembros costaba entre 500 y 1000 sestercios al año. Teniendo eso en cuenta, es fácil darse cuenta de lo costoso que era adquirir esclavos"

    O no sabes leer o no sabes hacer una simple cuenta matemática, tu ignorancia ha bajado tu precio como esclavo.

    Es sarcasmo, y al mismo tiempo, no lo es.

    ResponderEliminar
  3. Discrepo un poco respecto a la naturaleza jurídica de la situación de un esclavo en Roma. Me enseñaron en Derecho Romano, que si bien un esclavo no era cives (ciudadano), tampoco era una cosa (res) así que lo clasificaban -para decirlo de alguna manera- como hombre (homo).

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.