Cultos cargo de Oceanía

Indígena dirigiendo la celebración del Día de John Frum
A día de hoy, con religiones que adoran a futbolistas o sectas que siguen a genocidas, parece que la idea de un culto disparatado poco nos podría sorprender. Sin embargo hoy os presentamos un simpático culto que encuentra su explicación en la Historia y que tiene un gran valor antropológico.
En la isla de Tanna (Vanuatu) se adora a un hombre al que los nativos denominan John Frum. Al parecer se trata de un ser de naturaleza divina que un día visitó la isla engalanado con un abrigo de botones brillantes y que trajo con él regalos para todos los nativos. Un día, John Frum abandonó la isla y se fue con la promesa de volver algún día. Desde entonces, los indígenas esperan su regreso, y esperan que de nuevo les traiga presentes, entre los cuales ha de haber un motor 25 CV para el barco del pueblo. El día 15 de febrero es el día consagrado a tal ídolo, y durante toda la jornada se celebran bailes y fiestas en su honor, los nativos se engalanan, algunos siguiendo la vestimenta de John y rezan juntos por su regreso.
Los especialistas parecen haber dado con la respuesta: el tal John, al parecer, era en realidad un miembro de las Fuerzas Armadas estadounidenses que fue a parar a la isla y que debió presentarse como “John, from América”, de donde los nativos habrían deducido el nombre John Frum.
Emulación de soldados occidentales armados con bayonetas
El culto a John no es más que un mero ejemplo del sinfín de los denominados “cultos cargo” que a día de hoy perviven en Oceanía, y muchos de los cuales tienen como origen naufragios de época colonial, accidentes de la Segunda Guerra Mundial y demás caprichos de la Historia. Numerosos antropólogos han definido este tipo de confesiones con las siguientes características: no se trata tanto de la adoración a la persona sino del “cargo”, es decir, del cargamento que lo acompaña. Estos materiales serían el eje central del culto, y serían obra de espíritus de naturaleza divina, a menudo identificados con los ancestros, y que serían donados en beneficio de los nativos. Tienen además un carácter mesiánico, con la creencia de que el enviado por los ancestros retornará en algún momento. Además ocurre un fenómeno curioso que es el de la adoración de unos pueblos a otros, así por ejemplo, en algunas islas encontramos que se identifica a los Estados Unidos de América con los espíritus divinos, o en otras a los ingleses.
Otros ejemplos de estos movimientos religiosos son: el culto en Yaohnanen al príncipe Philip, consorte de la reina Isabel II, el culto a “Tom Navy” también en Tanna, y el culto a los misioneros católicos canadienses por parte de la Peli Association en Papúa-Nueva Guinea. Existen muchos más ejemplos que os invitamos a conocer.
Culto al príncipe Philip de Inglaterra
  • DAWKINS, R. (2007): El espejismo de Dios, ed. Espasa.
  • HARRIS, M. (2004): Vacas, cerdos, guerras y brujas, ed. Alianza.
  • JEBENS, H. (2004): Cargo, Cult and Culture Critique, ed. University of Hawaii Press.
  • LINDSTROM, L. (1993): Cargo cult: strange stories of desire from Melanesia and beyond, ed. University of Hawaii Press.

3 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.