La guerra que aún libra España contra Holanda

La rendición de Breda, en el contexto de la
Guerra de los Treinta Años
Demasiadas entradas hablando sobre municipios de España que declaraban la guerra a todo un país, y ya empezábamos a pensar que los españoles estábamos locos, pero ahora descubrimos que, si lo estamos, al menos no estamos solos. El caso que os presentamos hoy es el opuesto, el de una provincia de Holanda que sigue en guerra con España.
Rebobinamos hasta el siglo XVII para contextualizar este fenómeno. Corría el año 1648, y en la provincia de Westfalia se reunían los representantes de distintos estados que habían tomado parte en las llamadas Guerra de los Ochenta Años y Guerra de los Treinta Años. A través de esta paz, las siete provincias que se habían rebelado contra la Monarquía Hispánica, obtenían su independencia. Tras el conflicto no había tan solo motivaciones independentistas, había también diferencias religiosas, intereses económicos distintos, etc.
Ahí está Zelanda
Bueno, dejando a un lado los motivos, lo importante es que se había dado la situación para firmar la paz y así se estaba haciendo, pero la sorpresa la dio una de las provincias, Zelanda, no la nueva, la vieja. Según las actas del encuentro, Zelanda se negó a firmar la paz con el "muy católico reino peninsular" por considerarlo una "unión con el anticristo".
Efectivamente así ocurrió, Zelanda no firmó los acuerdos de paz, y a España pareció importarle más bien poco, porque el "conflicto" cayó en el olvido y, aunque a partir de entonces no hubo encuentros violentos entre ambos, tampoco hubo trato. Así las cosas, en el año 1993, el gobernador Walter van Gelder declaró su intención de "reanudar las negociaciones de paz" con una normalidad pasmosa, y añadió que "[...] sería muy emocionante poder celebrar una especie de conferencia de paz ahora que las tensiones pertenecen al pasado". España, por otra parte, recibió ojiplática la noticia de tal conflicto, pero tampoco entonces le dio importancia alguna, a pesar incluso de la buena predisposición de los portavoces holandeses: "En realidad, hemos pensado en invitar al embajador de España en La Haya, Antonio Fournier, a que visite la provincia. Será un recorrido amistoso" (ojo, que suena casi a amenaza).
Y es que todo parece indicar que tal encuentro no se produjo nunca, o al menos no queda constancia de ello en la hemeroteca española, quizás el embajador tenía mejores cosas que hacer. Pobres zelandeses, ignorados incluso hasta para hacer las paces. Así pues, oficialmente España sigue aún en conflicto con Zelanda, pero no se preocupen, la región cuenta en la actualidad con solo 381369 habitantes, y los españoles además contamos con Alatriste, que en esto de matar holandeses ya tiene experiencia.

PD: si alguien tiene noticias sobre la firma de la paz, por favor, que nos las haga llegar.

Beatriz I de Holanda junto a Juan Carlos I de España
(no se dejen engañar por las apariencias, detrás de esas sonrisas se esconde el odio por tan larga guerra)

2 comentarios:

  1. Con lo de Alatriste, me habéis hecho reír muy basto.
    Seguid así!

    ResponderEliminar
  2. Los dislates castellanos y papistas debilitaron a España que no dudó un segundo en despilfarrar el oro y plata de Sudamérica en guerras criminales y estúpidas hasta más bo poder.
    El Genio es nórdico y protestante y es el modelo a seguir para Sudamérica. Los Suecos, los Alemanes los finlandeses. Serán nuestra catapulta al futuro incluso Sudamerica debe abandonar el castellano por el idioma alemán: es más científico y filosófico. La Descerebración es española. Librarnos de ésta horrible herencia es la diferencia entre la vida y la muerte para el cono sur americano.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.