Ramalho, el jugador del Murcia que se lió con los supositorios


Año 1989. El Real Murcia se hace con los servicios de un prometedor jugador brasileño: Cicero Ramalho. El jugador sale por primera vez de su país natal para recalar en el club de la capital del Segura por 8 millones de las antiguas y tan añoradas pesetas. El jugador, diamante en bruto según sus mentores, resulto quedarse nada más que en bruto y pasaría a la historia del fútbol español por un desafortunado error farmacológico.

Ramalho el día de sus presentación oficial como jugador del Real Murcia.


El jugador no pasó a la historia del fútbol murciano ni español precisamente por sus virtudes balompédicas, como prueba el que solo jugara seis partidos con la casaca grana y únicamente viera puerta en uno de ellos, a pesar de ser delantero (tuvo que obrarse el milagro en un amistoso contra el humilde Olímpico de Totana), sino por un desafortunado incidente relacionado con la incorrecta aplicación de un medicamento. 


La susodicha noticia en el 'ABC' del 5 de mayo de 1989.
Al parecer, el jugador brasileño visitó un día al médico porque arrastraba una molesta infección dental y este le recetó antibióticos en forma de supositorios. Este formato parecía ser totalmente desconocido para él, por lo que también lo era la forma de aplicación, así que procedió, con toda la inocencia que pudiera atesorar el zagalón, a la ingestión por vía oral del medicamento, en detrimento de la correcta y por todos conocida: la rectal. El jugador sufrió una gastroenteritis a causa de la confusión de orificios que le mantuvo apartado del equipo unos cuantos días y al ser preguntado por el equipo médico si había seguido el tratamiento recomendado se encontró con la verdad. Las reacciones se hicieron esperar poco menos que la filtración de la noticia y la sorna no tardó en recorrer con virulencia los diarios.


El muchacho no le marcaba ni al Arco Iris.
Ramalho abandonaría el Real Murcia la temporada siguiente para fichar por el Levante donde intentaría buscar suerte (que no la encontró), para después proseguir su periplo de fracaso futbolístico por otros clubes de ligas menores, arrastrando consigo tan funesta leyenda, que en ocasiones intentó justificar como un descuido fruto de la ignorancia y en otras desmintiendo tal hecho, lo que consiguió que fuera aún más cómico y deprimente.

Pero la historia no termina aquí. Cuando ya parecía que había tocado fondo, acompañado de alcoholismo, más de 100 kg. de peso y ni más ni menos que 42 primaveras a cuestas, decidió volver a su país para retirarse en un modesto equipo de categoría regional, el Baraunas, donde increíblemente llegó a marcar goles, incluso contribuyó con estos a la sorpresiva eliminación del Vasco de Gama (equipo de primera) marcando uno de los que darían el pase a su equipo.

Ver para creer:

Pese al aspecto, Ramalho en el mejor
momento de su carrera.




REFERENCIAS:

http://realmurcia.laverdad.es/noticias/2014-02-10/ramalho-comio-supositorio-20140210.html

http://colgadosporelfutbol.com/ramalho-se-merendo-un-supositorio/

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1989/05/05/080.html

http://trescuatrotres.es/cuando-lo-obvio-deja-de-serlo/

http://realmurcia1919.blogspot.com.es/2009/09/ramalho-el-que-se-comio-un-supositorio.html

http://books.google.es/books?id=qzO8AxbU5SsC&pg=PA95&lpg=PA95&dq=Ramalho+jugador+murcia+supositorio&source=bl&ots=-rYbIxbuLo&sig=iA4gOrdpHUyHksXePvEK150sKd8&hl=es&sa=X&ei=52ScU4qDDYzP0AXD7IDIAg&ved=0CEkQ6AEwBQ#v=onepage&q=Ramalho%20jugador%20murcia%20supositorio&f=false


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.