La Vírgen que salvaron prostitutas

Comenzamos con esta nueva entrada una semana temática dedicada a Murcia, pues el día 9 de junio es el día de esta Comunidad Autónoma española.
Y, ¿qué mejor manera de iniciar tal periplo que hablando de una de sus más históricas, célebres (y ya poco contaminadas) ciudades? Así es, hoy, en Ad Absurdum, paseamos por Cartagena.


                           "Me dijeron que no era absenta"
La imagen que encabeza es la de la Virgen de la Caridad, realizada en Nápoles por Giacomo Colombo en 1723, popularmente señalada como patrona de Cartagena, en detrimento de la menos actualizada (no tiene twitter) Virgen del Rosell.

Pero la talla, que pronto alcanzará su tercer centenario, ha navegado por las aguas de la historia con sus más y sus menos. Como no podía ser de otra manera en España, hablamos de un episodio de la Guerra Civil, capaz de fagocitar incluso películas de fantasía mejicanas. 

Durante la Guerra Civil es bien sabido que muchos edificios religiosos fueron profanados de una u otra manera, numerosas obras de arte se perdieron, y en muchos casos se salvaron por la acción de inesperados agentes, embajadores del exiliado sentido común.
En Murcia fue Fernando Piñuela Romero, ex-alcalde por el Frente Popular, quien creó la Junta de Protección del Patrimonio Artístico de Murcia, salvando gran parte del patrimonio de la ciudad, y denunciaría ante la Comisión Ejecutiva del PSOE la práctica de torturas a detenidos en las checas. Sería ejecutado el 7 de noviembre de 1939.

Se dice que el barrio del Molinete, en Cartagena, era tan reconocido que dio pie a la siguiente anécdota:
Durante una visita de Francisco Franco a Cartagena, se oyó desde el balcón de la Capitanía General, un grito entusiasmado de uno que escuchaba su discurso: «¡Vivan tus cojones!» (NdA: este no se enteraba de lo que era un ciclán) El Caudillo se volvió a su amigo el almirante Bastarreche y le comentó: «Este tiene que ser del Molinete». A lo que replicó Bastarreche con socarronería: «Paco, ¿tú también has estado?!»
Y es que aquél era el barrio de, entre otras cosas, los prostíbulos. Algunas de las trabajadoras de aquel lugar parece ser que se alzaron, indignadas, cuando se enteraron que una turba enfurecida se dirigía hacia iglesia de La Caridad con innobles intenciones.
Caridad Norberta Pacheco Sánchez, o Caridad La Negra, era la líder de las prostitutas. Había posado como modelo para una pintura de la Magdalena, de Ussel de Guimbarda, e inspiró una novela publicada en 1954, escrita por Luis de Caralt (que tomaba como centro de su historia el prostíbulo con el nombre de esta prostituta), se decía que era amante de José Maestre Pérez, ministro conservador en dos ocasiones bajo el reinado de Alfonso XIII, y amiga del ya nombrado almirante, y amigo de los niños, Francisco Bastarreche.
Junto con algunos relevantes hombres de izquierdas de Cartagena y un puñado de guardias de asalto, las prostitutas se dispusieron a defender el templo.
Resulta ciertamente chocante, mas allí se encontraron ambos grupos, y pocas ganas tenía la muchedumbre de faltarle al respecto a la Virgen delante de estas mujeres de la calle, pues parece que el conflicto se resolvió sin haber llegado a iniciarse.

Como curiosidad, decir que hoy en día, en Lunes Santo, se deposita un ramo de rosas negras a los pies de aquella Virgen.


REFERENCIAS:

  • Diario La Verdad: http://www.laverdad.es/murcia/v/20130109/cartagena/molinete-carne-viva-20130109.html
  • Diario La Opinión: http://www.laopiniondemurcia.es/cartagena/2014/04/15/cartagena-vuelca-piedad/552000.html
  • ROCA DORDA, J. y NAVARRO ZAMORA, A. La Caridad, imágenes para el recuerdo Historia y poesía, Asociación Belenista de Cartagena-La Unión, 2000.

2 comentarios:

  1. Simplemente comentar que la foto que está puesta no es de la Caridad de Cartagena. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por el aviso! Fotografía cambiada :)

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.