De la furia de los clérigos gallegos líbranos, Thor

Año 966. Toda Galicia está invadida por los normandos...¿toda? ¡no! el irreductible obispado de Mondoñedo, bajo la autoridad de San Gonzalo, resiste ahora y siempre al invasor...con la ayuda de Dios y unos cuantos Avemarías. 
Sin embargo, merece la pena remontarnos unos cuantos años hacia atrás para conocer el porqué del interés de los normandos por invadir a nuestros amigos gallegos. En el 911,  era Francia y no Galicia la que se estaba desangrando por culpa de los ataques vikingos. 

Por lo tanto, se firmó un curioso e inédito pacto en tierras francesas conocido como el Tratado Saint-Clair-sur-Epte por el cual el rey Carlos III El Simple se comprometió a dos cosas: la primera consistía en entregar al caudillo vikingo Rollón, hasta entonces su enemigo, un vasto territorio al norte del reino que pasaría a llamarse Normandía, y la segunda, nombrar a Rollón duque de ese mismo territorio. A cambio Rollón tuvo que renunciar a sus falsos dioses y convertirse al cristianismo, aceptar en matrimonio a una hija ilegítima del rey francés y además, proteger al reino de otros invasores vikingos. De esta manera, tras formalizarse el pacto, las gentes de Rollón asentadas en Normandía serían conocidos para la posterioridad como normandos.
Ahora bien, bastaron pocos años para que surgieran nuevos problemas que el Tratado firmado no contemplaba, y es que convertir a Rollón en un poderoso señor feudal significaba que el rey de Francia tendría un rival político bastante peligroso en su propio reino. Así cuando Ricardo I, nieto de Rollón, consiguió heredar el ducado de su abuelo, declaró la guerra a la Francia del rey Lotario, invitando a la contienda al todavía pagano rey danés Haraldo Blatand que acudió sin pensarlo ante la promesa de botín. Pronto el rey Lotario se apresuró a firmar la paz con su vehemente duque de Normandía, pero aunque ambas partes llegaron a un acuerdo, los daneses se negaban a marcharse con las manos vacías, alegando que "Hemos venido a saquear y a asolar vuestra tierra y no regresaremos a casa hasta que lo consigamos". Ante este dilema, el rey Lotario puso en práctica una conocida táctica, la favorita del Imperio Bizantino, que básicamente consistía en sostener con una mano una gran bolsa de dinero mientras que con la otra se señalaba hacia otro lugar; en este caso a la península Ibérica. De modo que los sobornados paganos daneses pusieron nuevo rumbo ante una nueva promesa de pillaje y botín.
En un primer momento las cosas les fueron bastante bien a los vikingos, ya que el reino de León se encontraba inmerso en una guerra civil que siguió al asesinato del rey Sancho I el Craso. Desembarcaron en la ría de Arousa y arramblaron con todo lo que encontraron a su paso, llegando incluso a matar en combate al obispo de Santiago de Compostela que levantó en vano un ejército para detenerlos, dejando así vía libre a los invasores para saquear hasta los mismos montes de León. Pero pronto el reino sentó en el trono a un nuevo rey, Ramiro III, que aunque siendo todavía niño, se apresuró a organizar la defensa del reino con la ayuda del conde Gonzalo Sánchez y de Rosendo, el nuevo obispo de Compostela, logrando derrotar en una batalla campal a los invasores paganos.
No, no hablamos de este Rosendo.
Pero aún quedaba una flota poderosa acechando en el litoral de Galicia, repleta de guerreros nórdicos ansiosos de seguir combatiendo. Sin embargo, nunca llegaron a desembarcar porque la flota entera naufragó ante la mirada incrédula de los lugareños, que no tardaron en clasificar de milagro lo sucedido, atribuyéndoselo a San Gonzalo, que por aquellos años era obispo de Mondoñedo. Parece ser que cuando avistaron las naves vikingas, el obispo acudió corriendo a la playa para rezar, "destruyendo" así toda la flota ya que, según los lugareños, el santo hundía o incendiaba cada nave con un Avemaría, salvándose solo la nave del caudillo vikingo para que pudiera dar testimonio del milagro a sus compatriotas paganos. 
Como siempre se suele decir, detrás de cada cuento y leyenda siempre hay un atisbo de verdad. Es posible que parte de la flota pagana, al intentar sortear el peligroso litoral gallego, pudiera encontrar su final en el fondo marino tras verse engullidos por un mal temporal, pudiendo coincidir (o no) con que en ese momento un obispo local y sus feligreses estuvieran presenciando el espectáculo y rezando al mismo tiempo. Sin embargo, al ser un relato proveniente de la tradición oral, las imprecisiones, tanto cronológicas como en lo que respecta a los protagonistas, hacen que este tipo de relatos susciten escaso interés científico, aunque no se debe de olvidar que los relatos de naturaleza oral ofrecen testimonios inéditos muy interesantes que deberían de ser tenidos en cuenta mientras se mantenga un sentido crítico con ellos, como ocurre con cualquier documento histórico.

REFERENCIAS
  • Dozy, R. P. A., Los vikingos en España, Madrid
  • Ferreiro Alemparte, J., Arribadas de normandos y cruzados a las costas de la Península Ibérica, Madrid, 1999.
  • Morales Romero, E., Historia de los vikingos en España, Madrid, 2006
------


APOYA A AD ABSURDUM:

Si lees nuestro blog, escuchas los podcast o sigues nuestra actividad de la manera que sea, y además resulta que te gusta, puedes apoyarnos ahora mejor que nunca adquiriendo nuestra nueva obra, Historia absurda de España (pincha en el título para saber más). 
Por cierto, ahora también te puedes apuntar a nuestra lista de correo para que te lleguen todas las entradas y algunas que otras sorpresas (en la columna de la derecha, arriba).
¡Gracias!

4 comentarios:

  1. ¿Ese Rollón es en el que se basa el personaje de Rollo en la serie de Vikingos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Efectivamente, el Rollon que aparece en Vikings interpretado por Clive Standen está inspirado en este mismo Rollón que firmó el Tratado Saint-Clair-sur-Epte. Aunque con bastantes licencias a tener en cuenta, como por ejemplo el hecho de que el Rollón histórico muy probablemente no fuera hermano del famoso Ragnar Lodbrok que aparece en la serie, además del salto cronológico obvio que hay entre los hechos narrados en Vikings y los protagonizados por el Rollón histórico.

      Un saludo! Y cualquier duda pregunta, será un placer solventarla! :)

      Eliminar
  2. Muy interesante el artículo. Es curioso saber que buena parte de lo que vemos en la serie de Vikings está basado en realidad en hechos y personajes reales. Si les interesa, les recomiendo también este artículo: Historia y leyenda de Ragnar Lodbrok

    ResponderEliminar
  3. Buenas:

    Qué interesante artículo!

    Para completarlo solo te faltaría comentar que esto ocurrió frente a las costas de Foz, donde, en la localidad de San Martiño, se encontraba la catedral que entonces era la sede del obispado.

    Para conmemorar este suceso, todavía hoy, en esta localidad, se celebra una romería de gran tradición.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.