Tanques hinchables en la Segunda Guerra Mundial que engañaron a Hitler

El carácter del general George S. Patton le costó el cese de actividad en el ejército americano cuando la prensa se enteró de que había abofeteado a dos soldados que, aparentemente, no estaban heridos pero que sufrían fatiga de combate.
Los alemanes vieron en ello una estrategia de los americanos para confundirlos, y no despegaron el ojo de los movimientos de Patton. ¿Cómo iba a apartar el ejército americano a uno de sus mejores generales?


Pero así fue, la presión por parte de la prensa fue terrible, y terminó observando desde la retaguardia.

Sin embargo, los americanos no quisieron desaprovechar esa fijación germana por Patton, y elaboraron una estrategia curiosa: crear un "ejército" fantasma que sería "dirigido" por Patton.
La misión de esta división era la de aparentar que tenían más tropas y materiales de los que en realidad tenían pero, además, y más importante, que pareciese que se disponían a invadir Europa por la parte más estrecha del Canal de La Mancha, a saltar sobre Calais, lo que en parte tenía sentido. Patton otorgaba la guinda al pastel, dando credibilidad al asunto.

Las unidades reunidas debían ser alrededor de 1 millón de hombres, y tenía que parecer que había actividad en el campamento. Se levantaron miles de carpas, depósitos, hospitales, se desplazaron camiones, tanques, jeeps, ambulancias...
Un convoy de vehículos fabricados con madera, telas...


Se fabricaron vehículos en madera, tela, goma hinchable, y se crearon herramientas rodantes para plasmar en el suelo las marcas de neumáticos.
Obviamente, el objetivo del engaño era la Luftwaffe, que fotografiaron el panorama y parecieron convencer a los altos mandos de que algo se cocía en aquel lugar.
Para dar más credibilidad al asunto, en los puertos cercanos se simulaban actividades de carga, se fabricaron muelles falsos con tableros, tuberías, etc., y el rey de Gran Bretaña visitó la zona. Mientras tanto, la Real Fuerza Aérea Británica mantuvo patrullas de combate aéreo para proteger los supuestos muelles, y los trabajadores utilizaban braseros de petróleo para mantener el lugar oculto bajo niebla. 
Dado que el fingido muelle podía ser alcanzado por los cañones alemanes, se hizo uso de pirotecnica para los incendios y los daños causados.


  • Beevor, A. (2012): The Second World War, ed.Weidenfeld & Nicolson, London.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.