Frente de Liberación de Enanos de Jardín

Fotograma de la película francesa Amelie
Mucha gente conoce la historia del enano viajero gracias a la película Amelie, pero pocos saben que este simpático gag se basa en una historia real, la de Oom Roel (el tío Roel). Roel era un enano que sufría cautiverio en un jardín de Groningen (Holanda) y que fue liberado por un grupo autodenominado Tuinkabouter Bevrijdings Front (TBF). El TBF decidió dar la oportunidad a Roel de conocer mundo para compensar los largos años de presidio, así que lo llevaron de viaje consigo por Europa y, desde cada lugar que visitaban, enviaban una carta a la familia con una fotografía del enano frente a algún monumento emblemático para informar de su bienestar y libertad. De esta manera, se tiene constancia del paso de Roel por Roma, Berlín, Suiza, Barcelona, e incluso Australia, Estados Unidos e Indonesia.
Sin embargo, el TBF no era algo original, sino que era en realidad el comando holandés del Frente de Liberación de Enanos de Jardín (FLNJ en francés). 

Pero... ¿qué es el FLNJ?

El origen del FLNJ se remonta a 1996. Aquel verano, en la localidad francesa de Alençon (Normandía), un grupo de jóvenes planteó la más justa de las reivindicaciones: la liberación de los enanos de jardín. Para ello no pensaron en crear peticiones de Change.org o escribir cartas a periódicos, sino que decidieron pasar directamente a la acción uniformados con atuendos paramilitares y asaltando los jardines que habían tenido el mal gusto de decorarse con estas pequeñas y horrendas figuras de yeso. El modus operandi era sencillo: los enanos eran liberados en la naturaleza para poder continuar su vida lejos de su prisión.
La iniciativa no partía de un mero pasatiempo, ni siquiera de la idea de una revolución estética en lo que al paisajismo doméstico se refiere, sino del firme convencimiento de que los enanos de jardín son en realidad seres de carne y hueso que, a causa de algún encantamiento, han sufrido el infortunio de verse convertidos en figuras de yeso.
En un principio, las acciones de este grupo terrorista se restringían a la localidad francesa, donde los vecinos llegaron a organizar una plataforma de autodefensa por vergüenza a denunciar los hurtos ante la policía. Pero pronto su actividad trascendió a otros lugares, donde encontró el reconocimiento y apoyo de ciudadanos que comenzaron a organizar comandos en sus localidades. De igual manera, creció la alarma social: los vecinos afectados por las acciones del grupo, rompieron su silencio y, una vez superada la vergüenza, emprendieron acciones legales y organizaron protestas. Pero esto no hizo más que alimentar al FLNJ, que intensificó su actividad.
En menos de un año, el aparato estatal francés puso en marcha todos los mecanismos de represión contra el grupo, llegando incluso a detener y condenar a su líder, Prof (nombre en clave que se refiere al enano sabio de Blancanieves en la versión francesa), por allanamiento y sustracción de más de 150 enanos de jardín. Pero esto no supuso menoscabo alguno para el FLNJ, sino que lo animó a llevar más allá sus acciones.
Se dan a partir de este momento los hitos más interesantes en la historia del grupo, que lleva su acción al centro y norte de Francia. Así, ante la provocación del Ayuntamiento de París de organizar una exposición de decoración de jardín que incluía enanos, el FLNJ llevó a cabo la liberación de una veintena de figuras. Acción que reivindicaron a través de una nota de prensa a France Presse.
Más tarde, en Sarrebourg, una localidad de la Alsacia de un mal gusto notable a juzgar por los hechos allí acontecidos, el FLNJ llegó a liberar un total de 143 enanos y organizó una manifestación silenciosa colocándolos frente al ayuntamiento de la localidad. Menos suerte corrieron los 100 enanos liberados al mes siguiente. En esa ocasión, el frente optó por colocarlos en mitad de una carretera formando la frase “liberen a los gnomos” con sus propios cuerpos a espera de ser atropellados por el tráfico, una inmolación en forma de suicidio colectivo (¿en diferido?) que pretendía poner de relieve la situación desesperada a la que se enfrentan estos pequeños y frágiles seres.
Pero si un atentado merece ser mencionado, este es sin duda la fallida acción llevada a cabo por cuatro miembros del comando parisino, que trató de liberar a los enanos ubicados en el jardín de la residencia de la ministra de justicia francesa, pero fueron detenidos tras un espectacular despliegue policial.


La actividad del FLNJ no tuvo únicamente su eco en Francia y Holanda (como indicábamos al inicio), sino que encontró respuesta en la formación de otros comandos como el Gnome-Liberation-Army en Inglaterra o el Movimiento Armato per la Liberazione delle Anime da Giardino en Italia, entre otros. En una región de Austria, el mayor robo de enanos de jardín de la historia (nada menos que 400) llegó a ser el eje central de una campaña electoral provincial, costándole la mayoría absoluta al partido conservador. También en España llegó a crearse, en junio de 2001, la Sección Hispánica del frente (SH-FLNJ).
Aunque las acciones de la Sección Hispánica fueron menos numerosas y mucho menos vistosas, a menudo encontraron respuestas mucho más comprensivas y amables que las recibidas en Francia, tal y como ejemplifica la respuesta que por escrito les dio el “Frente de Liberación de Perdigones, Postas y Plomos Varios” tras el robo del enano Rantamplán en Camposagrado (Avilés): 

[…] Rantamplán (que no FAGUSHONK) vivía feliz y LIBRE ya que no creo que tuvieseis que saltar ninguna valla, flanquear ninguna puerta o similar al estar en pleno pinar y con toda la libertad que él deseaba, ya que por las noches iba y venía a su antojo, a donde le parecía bien. Todo esto lo comento porque me ha jodido mucho la forma de enfocar el tema. Si ni siquiera le habéis escuchado su verdadero nombre, quiénes sois para decir que vivía "humillado como portero", cuando no tenía ningún impedimento para ir donde quisiera, cuando quisiera. […]




"Frente Nacional de Liberación de Enanos de Jardín", en Fundación para la Libertad.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.